martes, 18 de junio de 2024

MACUTILLO GUADALUPE 2024. CITA DE FE, ARTE Y … CICLISMO

JUEVES 13 DE JUNIO DE 2024

ITINERARIO:
Fuenlabrada de los Montes – Herrera del Duque – Castilblanco – Alía - Guadalupe
DISTANCIA: 70 kms.
VELOCIDAD MEDIA: 18 k/h.
TIEMPO DE PEDALEO: 3 h 42’ 30’’
CALORÍAS CONSUMIDAS: 1.497


Disciplinada salida horaria desde Alcázar de San Juan a las 8:15 para llegar al Tomelloso en el Honda de Fontaine que junto a Petrosian era conducído por Pepy para retornarlo, una vez que todo el grupo, salvo Malaño, ultimase los preparativos de este nuevo reto a bordo del Citröen Xantia de Bernard, que ofrecía su dinámica movilidad con casi tres décadas de servicios, acompañado del ya tradicional y fiel escudero carrito, cuyo régimen de préstamo se resiste a ser abordado por su propietario, desperdiciando así una suculenta fuente de ingresos extra. No tardamos en alcanzar el segundo punto de cita en Manzanares tras surcar la CM-43 vía Argamasilla y contactar con Malaño que estaba aparcado junto al cercano hospital.

En el viaje hacia el punto de arranque ciclista no faltó la recurrente intromisión de los móviles que apenas dejaron respiro salvo al conductor y a Fontaine que ejercía de pasmado observador y añoraba esos sabrosos relatos que produce la acertada oralidad espontánea. Tendremos que cuidar que esta no sea otra lamentable pérdida y nos quedemos sin conocer las últimas aventuras del gitano del mercadillo y su incombustible rijosidad.

Transitamos desde la autovía ya referida a la N-430 a la altura de Ciudad Real circunvalando sin grandes complicaciones pese a la sucesión de atajos que se descartaron al paso por La Poblachuela. A partir de ahí, todo fue un constante cruce de camiones en una zona que está pidiendo a gritos la construcción de la reclamada autovía con urgencia.



Llegados a Fuenlabrada de los Montes, ya en tierras extremeñas y punto de arranque del pedaleo, tuvimos que ubicar el lugar de parking del coche y carrito además de visualizar un pilón con caño de agua que siempre evoca la posibilidad de un reconfortante alivio para el regreso.

Continuas subidas y bajadas jalonaban la ruta tras dejar al paso Herrera del Duque y continuar hacia Castilblanco, en cuyo bar conseguimos una reserva hídrica de valor incalculable dadas las posteriores necesidades que se fueron produciendo. La señora que nos atendió amablemente no escatimó cubitos de hielo, agua y Acuarius, que fueron providenciales.



Pese a que el calor no era excesivo y el termómetro no rebasaba los 29º, la necesidad de agua unida al ascendente terreno y ausencia de viento en algunos tramos, nos produjeron sensación de agobio. Nada comparado a ocasiones anteriores. Al llegar al punto de Alía girando hacia la izquierda, el viento vino de cara y ello nos animó a terminar por la entrada sur de Guadalupe, previa parada ante un espectacular viaducto rodeado de especies de árboles gigantes como los eucaliptos, así como un mirador desde el que se contempla una panorámica de la población en alto rematada por el espectacular e imponente conjunto del Monasterio. Bernard, que se recuperaba como podía de un fuerte catarro, se bajó de la bici de manera poco ortodoxa y nos dio un ligero susto sin mayores consecuencias.



Eran las 18:15 horas cuando nos adentramos en el siempre asombroso entorno guadalupeño, con cuestas y revueltas de consideración, hasta dar con el Hotel Hispanidad, céntrico y cercano, cuyo encargado se encontraba ausente y nos obligó a llamarlo para poder hacer la recepción y proceder al aseo correspondiente antes de la salida a recorrer la población.



Visitamos de forma exprés la Basílica del Monasterio, título otorgado al templo por el Papa Pio XII, que quedó interrumpida por el comienzo del rezo del Rosario e impidió que Fontaine continuara con la lectura de su apreciada Guía turística que conserva con celo desde 1981 de una anterior visita entre docente y turística. “El gótico se hace espíritu y luz en los ventanales y en las portadas que separan cinco columnas de hermosos pináculos flamígeros. Un airoso rosetón gótico-mudéjar restaurado, engrandece la fachada del viejo templo”. Seguimos con la visita al claustro y después al Parador de Turismo, antiguo Colegio de Infantes cuyo patio, plagado de limoneros, encanta a sus visitantes.



Llegó la hora de tomar una cerveza para aliviar el cuerpo de sus pérdidas y nos vimos envueltos en un casting de forzosa deliberación dada la inusual e incruenta lucha que tiene establecida el clan de los Cerezo por el dominio de la clientela turística de la plaza. Una joven sudamericana nos captó la atención para hacernos llegar sus ofertas mientras sus compañeros nos abordaban, carta en mano, para no dejarnos escapar. Sin embargo, tanto Bernard como Malaño no son presas fáciles cuando de elegir un lugar o menú se trata.



La cerveza inicial si nos la sirvió Cerezo, pero tras constatar el cierre de otros lugares y descartar los reconocidos, dimos con nuestros huesos en otro de los Cerezo de notable posicionamiento frente a la fachada del Monasterio y unos serviciales ecuatorianos a quienes Fontaine les apremió para que fueran diligentes en su tarea so pena de cambiar de establecimiento. El menú no pasó de la discreción culinaria y pese a sus detractores, el vino de Caraba, bodegas que divisamos antes de la llegada, fue de lo más suculento de la elección. El chupito final al que nos invitaron nuestros anfitriones limó asperezas dándonos un toque de euforia a los momentos últimos de la jornada.

Dimos un paseo nocturno por las desconocidas callejuelas que rodean el centro de la población analizando sus luces y sombras arquitectónicas y decorativas para finalmente llegar al Hispanidad que nos ofreció unas horas de descanso, no sin ciertas interrupciones nocturnas de voces y ruidos. Seguimos en España.

VIERNES 14 DE JUNIO DE 2024

ITINERARIO:
Guadalupe – Obando – Navalvillar de Pela – Casas de Don Pedro – Talarrubias – Fuenlabrada de los Montes
DISTANCIA: 108 kms.
VELOCIDAD MEDIA: 22 k/h
TIEMPO DE PEDALEO: 4 h 54’ 54’’
CALORÍAS CONSUMIDAS: 2.025


Poco apresuramos la salida cuando ya habían sonado las nueve de la mañana y aún deambulábamos por el vestíbulo de acceso a la cafetería del Hispanidad donde tomamos un buen desayuno para hacer frente a una etapa que se planteaba llena de indecisiones.

Siendo las diez ya pasadas arrancábamos en dirección a Obando atravesando más dehesas, plantaciones de pinos, eucaliptos, olivas abedules y, lo más sorprendente, un encinar de reforestación con alineados ejemplares jóvenes desafiando su longevo proceso de crecimiento. ¡Si se puede!



Al descenso brusco de los kilómetros iniciales le ha sucedido un largo trecho de llano favorable que recorrimos con rigor de equipo en disciplinados relevos. El primer núcleo habitado tras casi 50 kms. de pedaleo ha sido Obando y algo más retirado Navalvillar de Pela donde encontramos un local que la Junta de Extremadura ha subvencionado para su restauración y funcionamiento. Allí repusimos fuerzas y cargamos líquido con vistas al resto de la etapa.

Tramo complicado por la N-430 hasta Casas de Don Pedro debido a un intenso tráfico de camiones pesados y un firme irregular lleno de gravilla en su arcén. Evitando continuar por ese trazado, nos desviamos hacia Talarrubias por una carretera mucho más tranquila y en buen estado de conservación. La población está muy mal señalizada en sus accesos y nos costó alcanzar la plaza principal. En ella se abre la majestuosa e inclasificable iglesia formada como por módulos alineados y torres en las que las numerosas cigüeñas han asentado su presencia y emiten un crotorar inacabable.



Ahí repusimos líquidos y decidimos continuar el recorrido sabiendo de lo inconveniente de la hora y del peso añadido del calor y los kilómetros que restaban. Además, como si de un laberinto se tratase, fueron varias las indicaciones para seguir la ruta adecuada, antesala siempre de las equivocaciones, salvo las de un camionero que se encontraba parado circunstancialmente en el arcén y nos indicó la dirección correcta. De allí hasta Mejorada de los Montes todo un sinfín de subidas y bajadas en un entorno ambiental que hace honor a su denominación: La Siberia Extremeña.

Animados por la inminente cercanía de nuestro objetivo final, hicimos un esfuerzo para alcanzar la pequeña localidad adornada de guirnaldas y con el bar más cercano abierto a escasa distancia del calenturiento Xantia que aguardaba imperturbable nuestro regreso. En el bar, como muestra rural, se movía una clientela familiar resacosa de la fiesta, con el jefe al frente haciendo gala de sus deseos de acabar cuanto antes la jornada y ofreciéndonos las viandas frías de que disponía.



Dueños de la escenográfica terraza, salvados del sol por unas lonas, dimos cuenta de dos rondas de cerveza fría, lomo de orza, jamón, queso curado y morcilla extremeña. Todos ellos ingredientes generadores de posterior sed a medida que la digestión avanza, pero dignos de los chismes que se despiertan al calor de la tertulia dulcificada por la consecución de un nuevo reto, el Macutillo 2024.

Malaño nos refirió el caso de Bernabé, un sacamuelas solanero en el que confiaba la gente y cuya tarifa era de lo más pintoresco al finalizar su trabajo.

- ¿Qué te debo, Bernabé?
- Déjame pagado un litro en ca Urigas.


Atravesamos Ciudad Real con la rapidez que ofrece el conocimiento de la travesía y llegamos a Manzanares donde las aves del cielo habían decorado el coche de Malaño, que se despidió allí del grupo. Un rato más tarde y tras repostar el depósito del Xantia, llegamos al Tomelloso a la par que Pepy hacía su entrada con el Honda para retornar hasta Alcázar a sus expedicionarios. El Macutillo 2024 había llegado a su fin.

domingo, 16 de junio de 2024

VOLVIÓ EL CICLISMO DE VERDAD

XLVI EDICIÓN DE LA VUELTA CICLISTA A ALCÁZAR

15 de JUNIO DE 2024



Sí, veintisiete años más tarde ha vuelto a celebrarse una nueva edición de lo que fue la Vuelta Ciclista a Alcázar, una de las más veteranas y afamadas en el calendario nacional en su época y que arrancó en 1933, dos años antes que la propia Vuelta a España.

Gracias a la labor del Club Alcázar Bikes, con su Presidente, José Luis Pinar, a la cabeza, rodeado de un entusiasta grupo de voluntariado colaborador, más la ayuda institucional del Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, que no solo han sido capaces de elevar la Titán de La Mancha a una de las referencias del Ciclismo de Montaña o MTB, sino que apuestan por otras modalidades, sabiendo que la carretera es la reina de este deporte.



Salvando todas las comparaciones y sabiendo que nadie se baña dos veces en las mismas aguas, lo importante es que el río vuelva a fluir. Nada fue semejante a otras ediciones, pero de lo que no hay duda es que se respiró nuevamente ambiente ciclista del que se habían evaporado los últimos aromas.

Al comienzo de la mañana del sábado 15 de junio de 2024 y sin que aún hubieran terminado de montar las señalizaciones del arco de salida y de las pequeñas carpas organizativas y publicitarias, comenzó el desfile de grupos de jóvenes ciclistas que, remedando a los actuales profesionales, ya empiezan a practicar rutinas impropias de tan jóvenes deportistas.



Nos llamó especialmente la atención ese corro de cadetes sentados sobre sus sillas camperas pespunteando sus dorsales sobre los maillots en una ceremonia poco común. Ellos aún sin terminar de vestirse, pero haciendo grupo con sus compañeros y comenzando un ritual que tiene pocas diferencias con los equipos profesionales.



Ya no se perciben los olores del linimento Sloan que poblaba la atmósfera en los años sesenta para calentar las piernas. Ahora todos usan un rodillo portátil que instalan en cualquier rincón, o bien deambulan en un ida y vuelta constante hasta que se va aproximando la hora de la salida.

Allí encontramos a varios antiguos aficionados con mirada nostálgica sobre tiempos que no han de volver. Extasiados ante unas bicicletas que hubieran sido prototipos futuristas a mediados de aquellos años cincuenta y sesenta, con las que hoy cuentan todas estas jóvenes promesas como material imprescindible para aspirar a ser alguien en este duro deporte. Algunas capadas en sus desarrollos para proteger la incipiente precocidad de los aspirantes que parecen poder con todo, pero que el tiempo suele finalmente poner en su sitio.

Llegó la hora de la verdad y a lomos de uno de los espléndidos Volskwagen Touareg eléctricos cedidos a la organización por Talleres Manchegos, nos subimos con un juez árbitro que dirigió el desarrollo de la carrera con el auxilio tecnológico de unas emisoras capaces de conectar a jueces, guardias civiles y directores de equipo en una sucesión permanente de cortes de entrada y salida de voz.



A las diez en punto de la mañana y previo corte protocolario de cinta por parte de Ricardo Carreño, legatario documental de la Vuelta Ciclista Alcázar y uno de los coleccionistas, documentalistas y aficionados más relevantes de esta modalidad en nuestro país, se dio la salida neutralizada desde la Avda. Pablo Iglesias para acometer el primer paso por la cuesta de los molinos que daba el punto de contraste de lo que supone pedalear en el inmenso llano manchego.

El grupo siguió compacto por la variante de la N-420 hasta entrar en Campo de Criptana donde se produjeron ya algunos escarceos. Especialmente en la nueva subida hacia la Ermita del Cristo de Villajos con posterior viraje hacia la carretera de Miguel Esteban con entrada a Alcázar de San juan y de nuevo inicio de una segunda subida que ya estableció diferencias con dos grupos que aún permanecían compactos. La tecnología comunicativa de la emisora Radio Vuelta sufrió un pequeño contratiempo y una joven experta subió a nuestro coche de manera imprevista e impulsiva para solucionar la avería. Sin duda que lo consiguió pese al estrés desencadenado por la aproximación cercana de los ciclistas.



El juez árbitro daba referencias mediante un top cada cierto tiempo y así tuvimos constancia de que un grupo de doce corredores se hizo fuerte y fracturó al gran pelotón inicial. El ritmo de carrera era fuerte pese al aumento del calor ambiental. Los jóvenes y espigados ciclistas no cejaban en su empeño y dieron un nuevo impulso al que solo pudieron sumarse cinco corredores que mantuvieron una diferencia cercana al minuto desde ese momento hasta el final.

Se presagiaba ya que la llegada sería muy disputada. Al término del último paso por la Avda. de Pablo Iglesias, los relevos se mantuvieron con cortés camaradería, pero una vez entramos en la salida hacia Tomelloso y la subida hacia el cerro de los molinos, las hostilidades no dieron tregua y las últimas y empinadas rampas, con desniveles cercanos al 19 % fueron una tortura que solo los incipientes campeones como Emilio Lapaz del Sanse Elecox Madrid fueron capaces de afrontar, con una media horaria de 37,8 kms/hora, y un tiempo de 1 h 35’ 09’’ sobre los 60 kms. del recorrido total. Le siguieron Carlos González Casero de Galapagar y Mauro Ibáñez López del Vatios Qatar, nieto de un alcazareño, ahora ausente.



En lo alto del cerro de los molinos se respiraba un ambiente en el que autoridades, aficionados, ciclistas y organizadores mostraban su satisfacción por lo conseguido mientras se tomaban un refrigerio agradecido por las circunstancias y se hacían propósitos de repetición y consolidación de esta mítica prueba que no está exenta de dificultades, que deberán ser analizadas para, como todo lo humano, tratar de mejorarlo. Pero, de momento, nuestra total felicitación por el empeño.

viernes, 12 de abril de 2024

FÚTBOL INDUSTRIAL VS FÚTBOL ARTESANO



A propósito del meritorio triunfo del Athletic Club de Bilbao en la Copa del Rey de Fútbol, tras una sequía de cuarenta años, un buen amigo decía que era el éxito de once aldeanos. Ese aparente espíritu de inocente estructura es el motivo de mi discrepancia.

El Athletic Club es uno de tantos representantes del fútbol actual que ha pasado a ser industria, es decir: inversión, gestión profesional, publicidad y resultados. Si alguno de estos factores no rinde, la estructura se resiente y baja o desaparece. Puede tratarse de un Club con sus propios socios, una Sociedad Anónima Deportiva o un Fondo de Inversión que tributa en bolsa. Todos y en todo el mundo desarrollado, donde tienen lugar las más importantes competiciones, están bajo la tutela y control de organismos como la UEFA de ámbito europeo o de la FIFA si el ámbito es mundial.

Utilizando el símil de un producto muy manchego como el queso, ese proceso anteriormente descrito es el industrial, donde todo está programado con arreglo a parámetros universales y fijos, donde la maquinaria repite mecánicamente sus funciones y el resultado es previsible en sabor, olor, texturas y matices. A diferencia de lo artesano, cada pieza es única e irrepetible, el procedimiento está heredado de los ancestrales pastores que transformaban la leche y el suero en piezas que podían sorprender por sus peculiares resultados.

El fútbol artesano es hoy patrimonio de los llamados equipos modestos, los que no disponen de otro presupuesto que el aportado por sus fieles aficionados y cuyos jugadores forman parte de la larga cadena de practicantes que aún logran divertirse con la esencia de este deporte: una amplia explanada de terreno, un balón, dos piedras como porterías y una inagotable ilusión.

martes, 5 de diciembre de 2023

CIERRE EN BUCLE POR RUIDERA DEL I.C.C.

La última convocatoria del año ciclista del ICC ha tenido lugar el pasado domingo 3 de diciembre de 2023 partiendo desde Ruidera pueblo, en donde los cuatro ciclistas participantes y las dos donnas senderistas, confluyeron a primera hora de la mañana para acometer las correspondientes rutas.

Una vez aparcados los vehículos frente al Victoria, lugar previsto para el posterior almuerzo y ataviados ciclistas y senderistas para afrontar sus retos, en mañana fría y húmeda, Mª Paz y Pepy dieron el simbólico pitido de salida mientras sus cámaras captaban el momento y a continuación iniciaban un camino que, partiendo frente al célebre paraje del Hundimiento, recorre las lagunas por su margen derecha.



Los cuatro ciclistas, Bernard, Malaño, Fontaine y Petrosian, pedaleaban con cierta parsimonia en un marco de tierras escarchadas por los primeros hielos de la temporada, con ligeras ondulaciones de una carretera desierta que conduce hacia Osa de Montiel y cuyo arcén no permite su uso debido al mal estado del mismo. Pese a ello, dado el escaso tráfico de otros vehículos, entre los que únicamente se advertían algunos grupos de ciclistas y los incombustibles moteros que acuden siempre al olor de las curvas, el cuarteto del ICC comenzó a relevarse en un orden disciplinado y eficaz.



La niebla se añadió por momentos y tramos al gris paisaje y los ciclistas tuvieron que abandonar las gafas, en el caso de Fontaine por olvido, para facilitar la visión ante el empañado constante de las mismas. La moquita de la nariz resulta ser otra de las compañías que no te abandonan durante el recorrido, pese a los intentos por controlarla o hacerla desaparecer. Es duro el pedaleo en estos días ya casi invernales.

Llegados a las inmediaciones de Ossa de Montiel, los ciclistas tomaron la CM-3123 en dirección hacia la CM-313 en cuyo cruce iniciarían un bucle de vuelta al punto de partida. La ruta seguía escasa de vehículos y trazada en un sube y baja de poca intensidad en el que solo Malaño notaba su falta de actividad acometiendo las subidas. El paisaje alternaba su carácter estepario con la vegetación de encinas y sabinares salpicadas, que dejan entre sí grandes espacios abiertos, cubiertos por diferentes especies arbustivas, en general de porte bajo y con predominio de formas almohadilladas o hemisféricas, como respuesta a las condiciones climáticas.

Llegados a la confluencia de la N-430 a escasos kms de Sotuélamos hicieron una pequeña parada ante un cartel de chapa rectangular de no más de 2 X 1 m. que condensa gráficamente el escaso respeto por el patrimonio común que existe en España. La chapa contiene, además de un croquis de la zona que alude al Campo de Montiel y Sierras de Alcaraz, varios grafitis y un numeroso grupo de impactos de bala cuyos agujeros se deben a un momento de diversión de algunos desaprensivos cazadores. Para remate, el terreno cercano está salpicado de todo tipo de restos de basura como ocurre en casi todas las cunetas de nuestro país.



Reemprendieron la marcha nuevamente girando a la derecha por la N-430 que en ese tramo si goza de arcén transitable, llegando de nuevo a Ossa de Montiel para tomar un café que a punto estuvo de abortarse por cierre del personal que recogía y limpiaba los restos de la jornada anterior. Mereció la pena el café con leche y el exquisito bizcocho de coco que lo acompañó. Con este aporte calórico y calorífico llegaron hasta Ossa circunvalando su contorno y subiendo las rampas que conducen primero al monumento a la bicicleta, ahora vallado y protegido, y más adelante a la AB-612 que poco a poco va transformándose en camino asfaltado en los márgenes de las primeras lagunas y cuyo paisaje invita a su contemplación en cualquier época del año. Así se pasa por la Cueva de Montesinos, la Ermita de San Pedro y por todas las zonas de recreo de este paraje.



El único punto negativo fue contemplar el progresivo descenso del agua en las lagunas más altas, algunas de las cuales como la Redondilla están al borde de la sequía y otras como la Lengua muestran su descenso descubriendo sus farallones de roca caliza. El tráfico se intensificó algo en este recorrido, pero nada comparado con el tiempo primaveral o veraniego cuando los visitantes son legión.



Y así, a un ritmo cómodo y placentero llegamos al punto de salida donde las donnas nos esperaban tras sus ocho kms a pie, solazándose en el porche del Victoria cerveza en mano, antes de dar paso a la comida que resultó grata y satisfactoria dentro de los límites que se le pueden exigir al establecimiento. Brindamos por el ICC, por la recuperación de Pepy y por las ausentes Luci y Pilar que no pudieron acompañarnos por sus inevitables obligaciones familiares así como por Giuliano, quien se debate entre la pereza ciclista, el aprendizaje del idioma ruso y sus guardias laborales que únicamente le dan para matar sus ratos libres restaurando piezas de anticuario y relojes de otras épocas.



El Club se reunirá en su tradicional velada festiva el 3 de enero y volverá a hacerlo el 3 de febrero en otra actividad gastronómica auspiciada por Fontaine y Pepy en torno a un puchero de judías al amor de la lumbre de encina. ¡Buen provecho! Que dijo el carmelita…

BAUTISMO MADRIDISTA

Qué mejor ceremonial que asistir a un partido en directo en el transformado Estadio Santiago Bernabéu para satisfacer un deseo largamente acariciado. Todo empezó como un juego, como un interés que fue creciendo de forma paulatina pero incesante. No por culpa de mi apasionado madridismo. Puedo dar fe que mis tres nietos han ido forjando ese seguimiento en un ambiente propio, con primos y amigos escolares, y que mi influencia ha sido meramente complementaria.

Desde hace bastantes meses les prometí que algún día visitaríamos el Bernabéu para asistir a un partido. Es la forma de disfrutar realmente de su ambiente. Me pedían también hacer el Tour, visitar la Tienda, etc. pero yo los fui convenciendo de que la auténtica experiencia es ver un partido.

Puesto en contacto con mi primo Pedro, socio y abonado del Club merengue, le plantee la posibilidad de hacer realidad este sueño. Las condiciones eran complejas. Había que elegir un partido de poca trascendencia, un horario adecuado y conseguir que el resto de sus familiares renunciasen a su plaza ese día. Todo lo gestionó con generosidad, rapidez y eficacia en el momento que advertí que se daba la posibilidad de ver al Granada C.F. en partido de Liga el sábado 2 de diciembre a las 18:30 horas.

Cuando me comunicó que los abonos estaban disponibles lo puse en conocimiento de los niños. La primera en reaccionar fue Martina, a quien se le humedecieron los ojos de alegría nada más conocer la noticia. Después sus hermanos mellizos saltaban de alegría y pensaban ya qué ropa se pondrían para acudir al estadio. Ese día previo fue una constante alusión a los jugadores que verían, a saber si con su traje madridista pasarían o no frío y, en definitiva, a vivir en su propia fantasía todo aquello que pasa por la mente de un niño antes de vivir un acontecimiento deseado.

Y llegó el gran día. Nietos y abuelos salimos por la mañana cómodamente en nuestro Honda CRV camino de Madrid para llegar hasta el parking de El Corte Inglés de Castellana, por cercanía al Bernabéu y como punto de encuentro con mis primos Pedro y Elena que llegarían desde su casa en Rivas Vaciamadrid. Todo se consumó según lo previsto y a mediodía nos dispusimos a disfrutar del ambiente prenavideño que rodeaba al centro comercial referido y a su propia oferta interior con la precaución de intentar protegernos en lo posible de los cantos de sirena del consumismo y limitarnos a decir:

- ¡Cuántas cosas no necesitamos!

Después una comida grupal en El Capataz, que nos atendió espléndidamente, y cambio de parking para aproximarnos al máximo a las inmediaciones del Estadio. El tiempo en Madrid vuela y la intención era que los peques vivieran todos los prolegómenos y rituales para empaparse de su ansiado objetivo. Todo les llamaba la atención: los puestos callejeros de bufandas del partido, que venden a 10 euros antes de comenzar y a 5 al terminar, los puestos de pipas Arias, de cuyas almendras y avellanas dieron buena cuenta, los disimulados intentos de venderte entradas de los reventas y, en suma, de esa marea humana incesante que aumenta por momentos en los alrededores pese a que aún quedaba una hora para el comienzo del partido.



Una vez pasados el cacheo y el control digital de los abonos, el momento más deslumbrante fue cuando se asomaron a la escalera desde donde se divisaba el césped como una alfombra cuyo tapiz se encontraba en perfectas condiciones. Las gradas aún no se habían llenado y los jugadores no tardaron en salir a realizar el riguroso calentamiento. Ya todo eran preguntas sobre la identidad de los protagonistas. Si Luca Modric jugaría o no. Que dónde estaba Bellinghan. Que si Lunin era tan bueno como Kepa o Curtois, y así sin parar hasta que a pocos minutos del comienzo la megafonía lanzaba los primeros compases del Hala Madrid… y nada más, cuya letra es obra de Manuel Jabois, periodista de postín y madridista empedernido.

Todo un espectáculo que quedó grabado en un breve video que muestra a las niñas Martina y Leticia, a José y al primo Pedro, entonando el singular canto al que se sumó el abuelito Justo con notables y desafinadas voces. A partir de ahí el protagonismo lo fue asumiendo la Grada Blanca que, ubicada tras la portería del fondo sur, orquestaba sus innumerables coreografías iniciadas por un personaje que, megáfono en mano, enardece a su público cuando decae el ánimo y mantiene la tensión necesaria en un encuentro que, en lo futbolístico, no ofreció gran cosa si salvamos los magistrales pases de Kros y los dos buenos goles que marcaron Brain y Rodrygo para cumplir con el compromiso de ganar al penúltimo clasificado que hizo honor al puesto en la tabla.

Prueba de lo anterior es que el público coreó el nombre de Courtois que se encontraba en uno de los palcos a escasa distancia nuestra y al que pudimos ver con relativa cercanía y al que mis nietos querían acercarse a saludar.
¡Qué chiquillos!

En un futuro llegará la resaca. Cómo lo han digerido y qué tipo de emociones seguirán acumulando cuando el paso del tiempo filtre sus recuerdos. Leticia me comentaba que no se podía creer que estuviera donde estaba. Martina era toda una sonrisa de felicidad que le brotaba espontánea y José observaba todo con su peculiar y divertida interpretación de cuanto le rodea. El abuelo había cumplido su promesa y celebrado uno de los momentos que acariciaba desde hacía tiempo y que sella la transmisión a sus herederos de una de sus pasiones más reconfortantes.

lunes, 30 de octubre de 2023

XVII SUBIDA AL ROBLEDILLO 2023

VUELTA A LOS ORÍGENES



Esta última edición de nuestro habitual retorno al Puerto de El Robledillo en el inmenso y otoñal marco de los Montes de Toledo, se ha caracterizado por la criba natural de ciclistas que se sumaron a la misma. Unos por el temor a la amenazante lluvia de las predicciones, otros por no encontrar hueco en sus calendarios y algunos, simplemente porque no les apetecería. Lo cierto es que los tres participantes y dos de sus parejas, Pepy y Juliana, se sumaron a una salida diferente pero enriquecida por la actividad senderista de las chicas y por la participación de algunos de los que originalmente compusimos la primera salida allá por 2007.

Cuando Pedro Peinado, explorador espontáneo y desintencionado de estos lugares desconocidos para el resto, nos habló de hacer una salida por los Montes de Toledo, no suponíamos que quedaríamos prendados de su paisaje, su vegetación, sus pedrizas y lanchares y, especialmente, de sus espectaculares panorámicas entre las que sobresale la contemplación de las rañas que se ciernen sobre el Parque Natural de Cabañeros. Y precisamente dos de los que lo acompañamos entonces, Justo y Juan Garrido, hemos seguido fielmente las convocatorias, salvo pequeñas excepciones, y hoy nos resulta difícil prescindir de esta jornada en nuestro particular calendario ciclista.



Libres de otros compromisos, adaptamos la inicial propuesta modificando el horario de salida, las posibilidades de hacer senderismo por las parejas y, lo que fue un nuevo aliciente, la posibilidad de bajar el Puerto de El Lanchar, que ha sido asfaltado casi en su totalidad y que permite hacer una ruta más asequible para los menos entrenados, así como disfrutar de un recorrido más atractivo que el propio Robledillo, porque esta vertiente resulta más abierta hacia pequeños remansos de hierba donde suelen pastar las vacas y otras especies ganaderas como las ovejas y las cabras además de estar salpicada en estos momentos de numerosos arroyuelos, fuentes y pozas de agua acumulada.



A las 8 de la mañana partimos en el Honda CRV de Justo las cinco personas participantes con tres bicicletas en el porta trasero. Eran las nueve y media del nuevo horario invernal cuando aparcamos cerca del Restaurante Montes de Toledo de la localidad navastenera para intentar tomar un café antes de dividirnos. Los chicos subimos a nuestras bicis y las damas partieron hacia el Boquerón del Estena situado a pocos kilómetros de la localidad, que ofrece en estos días un panorama bellísimo y espectacular con el río Estena pleno de agua formando numerosos saltos y pequeñas cascadas unidas al rumor de las mismas otorgándole un encanto insólito para los tiempos que nos han precedido donde ha reinado la sequía de manera pertinaz.

La marcha ciclista resultó amena y tranquila con numerosas paradas para la contemplación de los elementos ya referidos, por lo que la dureza de la subida se fue compensando con el atractivo del recorrido. Llegamos a la fuente del Tío Saturnino, a mitad de la subida y una pareja cargaba bidones de agua de la sierra. Luego alcanzamos la cima y nos fotografiamos en el cartel explicativo al tiempo que un grupo de moteros hacía una pausa en el mismo lugar. El descenso hacia San Pablo de los Montes fue rápido pero cauto debido a la humedad del terreno que lo hacía resbaladizo. En el pueblo tomamos un café y unas pastas que sustituyeron a los típicos cortadillos, dulce que se compra en la panadería cercana al bar pero que se encontraba cerrada. A partir de ahí tomamos la salida hacia El Lanchar y comprobamos la buena capa que ha mejorado su calzada permitiendo una subida cómoda y entretenida y un descenso seguro y fácil salvo en los últimos dos o tres kms que están como anteriormente plagados de baches.

Una vez en la carretera tomamos la dirección de Navas de Estena pasando por Retuerta del Bullaque y completamos así los 68 kms de esta variante del recorrido que se nos hizo más asequible y que Juan fue capaz de aguantar con un ritmo suficiente para llegar a la hora más o menos prevista al lugar del almuerzo. El dueño del restaurante, otra vez, se mostró hosco inicialmente por el retraso de veinte minutos en que incurrimos, según él. Pero ni el aforo del local estaba repleto ni se adaptaba al necesario margen de tiempo que necesita cualquier reto deportivo. Luego fue tornando su tosquedad en amabilidad y según se fue desarrollando el menú elegido y las compras finales que le hicimos, el semblante se le transformó radicalmente.

Quedamos pues encantados, damas y caballeros, del día disfrutado. Unos pedaleando en estos imponentes paisajes y otras admirando el espectacular paraje del Boquerón del Estena en uno de los momentos más álgidos para su contemplación y disfrute. Lamentamos la ausencia de quienes no se atrevieron a participar porque ningún pronóstico negativo se cumplió y quedamos invitados para la próxima edición que sería la 18ª, que se dice pronto, como hubiera expresado nuestro ínclito presidente regional García Page.



DATOS TÉCNICOS:

DISTANCIA:68 kms
TIEMPO DE PEDALEO:2 h 57' 30''
DESNIVEL: 1.190 m
VELOCIDAD MEDIA:20 k/h
VELOCIDAD MAXIMA:58 k/h
CONSUMO DE CALORIAS:1.705




miércoles, 25 de octubre de 2023

GIRO EN TERRAPAZ



Un extraño viento de positividad envolvió la decisión de los componentes del ICC, tanto masculinos como femeninos para aceptar la propuesta de los propietarios de Terrapaz y también miembros del mencionado Club. Esta vez no hubo vacilaciones ni dudas en aceptar la fecha propuesta. Cuando Malaño lanzó la convocatoria el 9 de octubre para lograr consenso en el calendario e ilusionado junto a Mª Paz en recibirnos en su lugar de retiro, al que tantos desvelos le han ido dedicando, la respuesta fue unánime y satisfactoria.

El día 15 de octubre nos citamos en Terrapaz y, previo encuentro de participantes en el punto ya conocido de Peñarroya, llegamos vía La Solana hasta las inmediaciones de los antiguos Baños de El Peral a cuyos escasos metros se ubica la mencionada finca. Salvo el tiempo preciso para los saludos de rigor y la puesta a punto de bicis y ropa adecuada para el pedaleo, salimos en dirección de la La Solana por el camino de servicio del complejo de casas rurales que conforman la zona.

La mañana se presentaba fresca pero no fría. La lluvia amenazaba vagamente y no llegó a aparecer durante el recorrido. Llegados los ciclistas a la circunvalación solanera tomamos la ruta hacia San Carlos del Valle, lugar de sabrosas evocaciones para Fontaine y punto previsto para el café intermedio en el inmejorable marco de las piedras eclesiales y el calor matutino de su magnífica hospedería. Incluso pudimos contemplar el interior del templo y fotografiarnos ante la ya legendaria figura del Cristo del Valle dibujada en policromía sobre una de las paredes laterales.

Continuamos por la carretera que conduce a Valdepeñas al pie de las sierras cristeñas y que deja a un lado la bodega Hacienda de la Princesa y más adelante el antiguo Pozo de la Aguas, única cota de cierta exigencia en el ondulado paisaje por el que transcurre. El ritmo era cómodo en todo momento y las posibles carencias del estado de forma de cada ciclista quedaron disimuladas. Llegados a las cercanías de Valdepeñas nos adentramos en los terrenos de La Tierra Prometida que un Moisés contemporáneo convirtió en urbanizaciones, para seguir en dirección a la subida al cerro de la Aguzadera que culmina el Ángel de la Paz, controvertida escultura que fue dinamitada en los años de la transición democrática y abandonada hasta la actualidad.

Sin embargo, hay que señalar que la subida, desde el punto de vista ciclista, es un trazado cómodo y accesible, muy bien diseñado para recorrerlo y sin que ofrezca una dificultad especial tanto en la subida como en la posterior bajada. Lo que allí se observa, además de unas espectaculares vistas a la llanura que lo rodea, es un compendio triste de la intolerante conducta que los humanos sacamos a relucir en los enfrentamientos civiles. Habíamos dado un Giro, no como la mítica prueba italiana, sino como giro de vuelta al punto de origen.

De regreso a Terrapaz, las componentes femeninas del grupo ya habían cumplido con su actividad andariega deambulando por los parajes cercanos al balneario de El Peral, lugar ahora falto de agua y decadente por ese mismo motivo en cuanto a su rica vegetación y oferta balnearia que ha desaparecido.

Una vez llegada la hora del almuerzo, Malaño y Mª Paz se volcaron como anfitriones en ofrecernos una velada en la que no faltaron abundantes aperitivos, vinos, cerveza y todo ello culminado con una paella excelente que habían encargado a un local especializado de la ciudad vinatera. La amplia sobremesa, seguida de otro paseo por El Peral, dio motivo a la convocatoria de un nuevo encuentro senderista fijado para el próximo domingo 12 de noviembre en tierras de las Sierras de Alcaraz. Esperemos que la tradicional salida ciclista por esas mismas tierras con el aliciente del arreglado Puerto de las Crucetillas culmine la temporada del ICC con broche de oro.