miércoles, 19 de julio de 2017

EL TOUR DE FRANCIA LLEGA MAÑANA AL IZOARD


Hace ahora tres veranos, junto a un grupo de amigos ciclistas del I.C.C., escalamos ésta y otras cimas cercanas en los Alpes Franco Italianos.
La grandeza del Izoard no solo viene dada por sus dimensiones y altitud, sino por las gestas ciclistas ya míticas y por el paisaje que lo circunda, especialmente la zona conocida como Casse Déserte, un lugar verdaderamente espectacular, como queda reflejado en estas imágenes que se acompañan.

El grupo en el Col de Vars
En la frontera franco-italiana
Paisaje de la Casse Déserte
Monolitos a Coppi y Bobet en la Casse Déserte
Justo al pie de los monolitos
Pedaleando por la cima

El Col Agnel
La Casse Déserte

domingo, 16 de julio de 2017

CON HÉCTOR POR LA ESTEPA MANCHEGA




Ya era hora de poder compartir una salida ciclista junto a mi hijo Héctor esta temporada. Las ocasiones anteriores no pudo ser por diversos motivos y hoy hemos podido recorrer 85 kms. a buen ritmo, casi a 30 k/h de promedio, por el siempre estepario terreno que nos circunda y también comprobar que las lagunas de Villafranca continúan bajando su nivel de agua de manera alarmante.






miércoles, 12 de julio de 2017

TODO A CIEN...

Los Bikers Yayos en la Plaza de Ruidera

 Preciosa la salida de la que hemos disfrutado hoy los 7 miembros participantes en la misma, del afamado club Bikers Yayos, con salida y final en Tomelloso. Pese a lo temprano de la necesaria madrugada para quienes no tenemos la obligación de someternos al despertador, cambiándola por la devoción, doy por compensado  dicho esfuerzo que aún se agradece más cuando Lorenzo, el astro rey, brilla en todo lo alto sin clemencia para nobles y villanos.

Desde los iniciales y frescos kilómetros rodados por una carretera en magníficas condiciones en dirección a Munera y Albacete, giramos en el primer cruce a la derecha hacia Osa de Montiel con notable empeoramiento del firme y un ascenso progresivo de nivel con las primeras rampas como aliciente. El paisaje va poblándose de monte bajo con abundancia de encinas y carrascas que hacen olvidar la esteparia zona anterior plagada de rastrojos que transmiten mayor sensación de sequedad.

El diferente estado de forma de los ciclistas obliga a adoptar el K-1 como método, que tanto le gusta pronunciar a Josemi. Luego, el agrupamiento necesario a la entrada de Osa, callejeo breve y salida en fuerte rampa hacia Ruidera por la zona de los campings y las casas rurales, que se han multiplicado en los últimos años. Aquí el paisaje se torna poco a poco más fértil y poblado de vegetación lagunar hasta que la carretera se divide en el cruce cercano a la Cueva de Montesinos y desciende hasta las lagunas casi como un ancho sendero rodeado de sombra y verde que pasa por numerosos chalets, campings, hoteles y toda la zona que rodea al entorno lagunar.

El mismo grupo con cambio de fotógrafo

Con la deprimente imagen de unas lagunas altas al borde de la sequía, con unos niveles hídricos alarmantemente bajos, como ya lo estuvieron hace ahora dos décadas, los locales y bares se encuentran cerrados y las zonas de baño con escasos visitantes. Recorrimos toda la travesía hasta la plaza del pueblo en donde tomamos el avituallamiento y repusimos el agua necesaria para el último tramo del recorrido entre Ruidera y Tomelloso pasando por Argamasilla. Más de K-1, la Malena y fuerte rodaje desde el Buen Retiro donde hubo reagrupamiento, voces, terreno conocido y un final de lo más apetitoso: litronas de cerveza a temperatura ideal, patatas fritas sin sospechas y los coches a la sombra para retornar en una hora estupenda hasta nuestras casas.

DATOS TÉCNICOS “STRAVA”

ITINERARIO: ALCÁZAR – TOMELLOSO EN COCHE. TOMELLOSO – OSA DE MONTIEL – LAGUNAS DE RUIDERA – RUIDERA – ARGAMASILLA DE ALBA – TOMELLOSO - ALCÁZAR EN COCHE.

DISTANCIA: 100 KMS.
TIEMPO DE PEDALEO: 3 H 54’ 53’’
VELOCIDAD MEDIA: 25,5 K/H.
VELOCIDAD MÁXIMA: 52 K/H.
AUMENTO DE ALTITUD: 713 M.

CALORÍAS CONSUMIDAS: 1.851

miércoles, 5 de julio de 2017

FINALIZÓ EL OPEN BTT DE CIUDAD REAL 2017

HÉCTOR LÓPEZ 2º EN SU CATEGORÍA MASTER - 30

Héctor López al final de la prueba

Tras la prueba disputada este pasado domingo en Tomelloso, que culminó con la llegada al velódromo de su ciudad deportiva, se dio por terminado el circuito del Open BTT organizado por la Diputación Provincial de Ciudad Real.

En las cercanías de Peñarroya


Héctor López, que debutaba en su nueva categoría al cumplir este próximo mes de julio los 30 años, participó en el exigente tramo de Master-30, lo que le obligaba desde el inicio a esforzarse al máximo para poder estar entre los puestos de cabeza y mantener el aliciente competitivo a lo largo del extenso calendario de la prueba.

Con sus subidas y bajadas como es propio de cualquier competición, Héctor ha demostrado ser un perseverante luchador capaz de superar adversidades pese a los madrugones, las averías, la soledad de los desplazamientos y la falta de ayudas puntuales en momentos, como este mismo domingo, en el que un inoportuno reventón en su rueda delantera le obligó a renunciar a la cabeza y entrar cuando pudo en la línea de meta gracias a la solidaridad de otros compañeros que le prestaron los recambios necesarios. Al final ha quedado 2º en la clasificación general de M-30. 

Los componentes del Pulsaciones Team


Su equipo, el Pulsaciones Team de Alcázar, ha conseguido ser el primero como bloque y ha situado varios de sus representantes en los puestos más destacados del podium, pero la dispersión de pruebas en Castilla La Mancha y los diversos intereses particulares de sus componentes han hecho que esta participación haya sido intermitente e irregular. Al menos para la historia, aún en ciernes, de estos deportes de seguimiento minoritario en nuestra sociedad, quedarán reflejados estos nombres como precursores de una actividad que no me cabe duda irá extendiendo su prestigio.


Pulsaciones Team 1º por Equipos
Clasificación final por categorías

lunes, 12 de junio de 2017

PRESUNTOS CICLISTAS

Agapito, Juan Antonio, Josemi, Antonio, Bernardino y Pedro
Cuando Bernardino abrió el portón trasero de su vehículo para mostrarnos la recompensa que nos aguardaba al final de la etapa, compuesta de cervezas litronas y patatas fritas ligth de presunto jamón,  según rezaba en la etiqueta de su envoltorio, no cabía duda: éramos presuntos ciclistas los aspirantes a tan estimulante como inconsistente premio final.

El portón trasero donde se aprecia
 el cofre de las  promesas


Y con tal presunción, acometimos el inicio de una ruta, cuyo comienzo al pie de la crestería consaburense no pudo ser más atractivo. La hora ideal para el pedaleo con fresco, los vehículos estacionados a la sombra futurible de las acacias de un restaurante de carretera en horas bajas por falta de protagonismo y un grupo de bikers road dispuesto a darlo todo, no para ganar nada, sino para durar más.

La salida fue fuerte, con asfalto en buen estado, viento en calma y terreno descendiente hasta casi Los Yébenes, en donde el río Algodor deja su inconfundible aroma y marca la frontera con las suaves elevaciones del terreno que se irán acentuando a medida que se aproximan las estribaciones de los montes toledanos.  Llegados a Marjaliza comienza la subida al puerto y se impone el K-1. Antonio se destaca del grupo y cuando alcanza a dos bikers y los saluda, uno de ellos le devuelve una peineta sin motivo, sin sentido, sin estilo, sin pensar que Pedro y yo veníamos a continuación y lo vimos. No hubo palabras ni saludos. Con la mirada fue suficiente para reprocharle su actitud. Si hay presuntos ciclistas como presunto jamón, también hay presuntos gilipollas sin remedio.

Puerto y molinos en Los Yébenes
A la llegada a la cima, Antonio nos espera ya a la sombra hablando con un romántico en vespa que le da todo tipo de consejos. El grupo no tarda en reagruparse y continuar la bajada hacia Arisgotas, cuyo tránsito es ciertamente enrevesado pese a la pequeña dimensión de su núcleo urbano y con un coche apareciendo en cada uno de los cruces. Seguimos camino hacia Orgaz, cuyo condado inmortalizó El Greco con su entierro, mientras Josemi advierte que “ya se ve la torre” en cada uno de los tramos cercanos, donde tomamos un ligero avituallamiento.

Desde allí seguimos para dar cuenta de la última subida con más dificultad de la mañana, un pequeño puerto camino de regreso nuevamente hacia Los Yébenes. 

El asfalto se hace cada vez más tosco y áspero. Esto, unido al aumento del calor, endurece las condiciones para los ciclistas. Antonio nuevamente corona en solitario y aún tiene fuerza para regresar a por el resto de compañeros. Se oye de fondo que la travesía de la población cinegética la haremos por donde está el monumento al marido de la exconcejal Olvido Hormigos, pese a que luego durante el recorrido aparecen varios ejemplares escultóricos en otros tantos puntos estratégicos, por lo que nos topamos con presuntos cuernos que cualquiera de ellos podía ser el objeto de la dedicatoria.

Agapito 
Josemi
Bernardino
Antonio Maciá


Enfilamos finalmente la interminable recta de regreso hacia Consuegra y salvado el ahora primer tramo descendente hasta el río, nos aguardan continuas subidas suaves pero endurecidas por el calor y el cansancio que despiertan el deseo de todos de que la anunciada visión de la torre se cumpla realmente, porque también hay presuntas torres que solo existen en la imaginación de los fatigados ciclistas que desean ver en ellas el esperado final de su renovado sufrimiento.

Pedro
El grupo dando cuenta del presunto jamón


Y destapó Bernardino maletero, nevera y jamón. Corrieron cervezas y limón a la sombra del parador, que solo puso el decorado. Una rubia alegró con su presencia a los machos allí concentrados. Vuelta al pueblo para rematar en Los Arcos las correrías pasadas, a comentar las jugadas, donde todo lo encontramos: jamón, patatas, ciclistas, pedrestes o pederastas, cuernos, gilipollas y una torre en cada cuesta.