lunes, 24 de abril de 2017

EMOCIONANTE FIN DE SEMANA

EL ICC PREPARA EL MACUTILLO 2017

Subiendo el Pto. de Los Santos
Los cuatro componentes más cercanos en el espacio del I.C.C. se reunieron ayer domingo en la localidad de Villarrubia de los Ojos para rodar juntos en una de las salidas más apetecibles del entorno manchego y que reúne los principales ingredientes de todo buen trazado ciclista: subidas a dos puertos, bajadas largas y despejadas, llano y ondulación alternativa del terreno al atravesar los montes toledanos antes de retornar finalmente al punto de partida tras haber recorrido  algo más de 80 kms.

Esta salida sirve de preparación a una de las pruebas clásicas del calendario del ICC, el Macutillo, que este año 2017 partirá de Hellín hasta alcanzar Yeste, en plena sierra de Alcaraz y después retornar de nuevo a Hellín por diferente y alternativo recorrido.

Malaño antes de transformarse 
Malaño se presentó con sombrero y pito en boca, para ofrecer una idea de su relajada vida de jubilado feliz que se transforma a lomos de su Pinarello. Petrosian no quiso estrenar su nueva adquisición, una Ridley nueva de última generación y adaptada a su antropometría, que seguro le reportará un plus de mejora a su ya de por sí buena forma. Bernard demostró que sigue en su línea de fiable rendimiento y adaptación a las necesidades del grupo que, esta vez, tuvo en Fontaine al elemento menos rodado debido a una lesión lumbar que le está mermando en sus posibilidades y que no logra superar al cien por cien.

Fontaine en pleno recorrido

En cualquier caso, el Macutillo, que está a la vuelta de la esquina, será una buena ocasión para ponerse a punto y afinar la forma,  además de poder contar con Martinelli, que sigue alejado en su residencia laboral por tierras alicantinas pero cercano a los intereses y afectos del peculiar grupo ciclista que lo ampara. Fontaine probó un recuperador basado en electrodos que activan las fibras musculares con diferentes funciones. Hay que aprovechar los avances positivos.



DATOS TÉCNICOS:

Recorrido: Villarrubia-Urda-Cruce Los Yébenes-Fuente El Fresno-Villarrubia
Distancia: 81,2 kms.
Tiempo de pedaleo: 3 h. 29' 12''
Velocidad media: 23,3 km/h
Velocidad máxima: 59,4 km/h
Calorías consumidas: 1.662
Desnivel acumulado: 771 m.

HÉCTOR LIDERA EL OPEN EN M-30

Por uno de los senderos del recorrido
Coincidiendo con él en el lugar pero ajeno a su participación, mi hijo Héctor sigue sumando en el Open BTT 2017 de Ciudad Real en esta estrenada categoría Master 30 en la que ha vuelto de nuevo a conquistar el liderato con el correspondiente maillot. En la carrera quedó 8º en la clasificación absoluta y 2º en el podio de su categoría a un solo segundo del ganador, Pedro León del Biker Carrizosa Team que lo hizo en un tiempo de 1 h 38' 21'' y tras ellos, en tercer lugar, Jesús Manuel Vela también del Pulsaciones Team.

En el podio al final


Aunque la participación del equipo alcazareño se repartió entre la prueba provincial de Villarrubia y la regional, celebrada en Talavera de la Reina, los participantes en la primera dejaron el pabellón alto y además de los ya mencionados en M-30, Vicente Fernández Moraleda fue 5º en la general y 1º en M-35. También en M-40 los dos primeros fueron del equipo alcazareño, Gumersindo Pardo y Fran Lorente y por último, en M-50, Sixto Medina ocupó el 2º lugar.

Los trofeos recibidos
Con estos resultados, las expectativas de Héctor para esta temporada de adaptación a la nueva categoría están resultando más que positivas, por lo que se plantea la participación en mayor cantidad de jornadas de las que en un principio había previsto. Esperemos que continúe la buena racha. Al final recibió un bonito trofeo acompañado de otros objetos, entre los que destaca una botella de vino de la Cooperativa El Progreso de Villarrubia, personalizada para la ocasión como se muestra en la imagen.




MEMORABLE MADRID - BARÇA EN EL BERNABÉU

El partido presenciado ayer por TV que enfrentó al Madrid y al Barça será difícil de olvidar por lo que tuvo de emocionante, apasionado y directo en cuanto a la ambición de ambos equipos por conseguir la victoria. No se puede olvidar que el equipo catalán necesitaba arriesgar y ganar si quería seguir con opciones de luchar por el campeonato.

El Madrid salió con buena intensidad pero con una alineación equivocada por la presencia de Bale, que además de no estar recuperado ni en buena forma, supone un lastre táctico para dominar el centro del campo. También la inspiración de Messi, que reservó sus mejores esencias para este partido, fue decisiva para decantar el resultado hacia su equipo, si bien el último tanto, como otras veces le ocurre a los blancos, vino por la bisoñéz de un equipo que, con diez hombres y con el marcador de empate a dos goles, no supo gestionar el resultado como dictaba la lógica. ¿Cuestión de estilos?

JUAN GARRIDO EN LA MEDIA MARATÓN DE MADRID



Nos llena de satisfacción recibir una foto de nuestro amigo Juan Garrido Jr. en la que aparece finalizando la Media Maratón de Madrid en un tiempo de 1 h 29' 13''. Sobre todo, porque los que hemos disputado en Abril este tipo de pruebas, sabemos de la dureza del recorrido, de la voluntad para prepararse con solvencia y por el buen tono físico necesario que se logra cuando uno se dedica a conseguirlo. Así que, ¡ enhorabuena, Juan!












lunes, 17 de abril de 2017

CON HÉCTOR EN LA VOLCAT 2017

Héctor con sus padres antes de la 1ª etapa

La Volcat es una prueba para bicicletas de montaña equivalente a la Vuelta a Cataluña en ciclismo de carretera, es decir, se celebra por etapas, tres, y participan corredores federados de máximo nivel tanto españoles como extranjeros. Prueba de ello es que el vencedor masculino de esta edición lo ha sido por 4ª vez, Thiago Ferreira, de nacionalidad portuguesa, seguido por Ben Zwiehoof y por Jiri Novak y la vencedora femenina ha sido la española Claudia Galicia, seguida por Katja Montani y por Anna Ramírez.

Salida de los bikers


Hecha esta introducción para situar a los más profanos, la participación de Héctor en dicha prueba, como un reto competitivo, nos permitió acompañarle durante el viaje, servirle de apoyo para facilitarle la necesaria infraestructura y darle el ánimo y el acompañamiento siempre necesarios cuando uno se aleja en solitario de su entorno habitual. Que tuviéramos noticia, no había ningún otro paisano participando en la prueba.

Estas circunstancias nos han permitido a sus padres, además de ver el espectacular ambiente que rodea a estos acontecimientos, visitar y conocer una región que siempre te depara sorpresas, la mayoría de ellas positivas. La primera de todas fue el alojamiento, ya desde la tarde del día anterior, en un Hotel rural de Vilobí del Penedés, llamado Cal Ruget, una finca o masía restaurada con exquisito gusto en medio de viñedos y olivos y alejada de los núcleos urbanos a varios kilómetros, o sea, en pleno campo de una comarca, el Alto Penedés, dedicada al cultivo de la vid y a la elaboración de sus frutos en forma de vinos y cavas.

Cal Ruget


Después de alojarnos en las cómodas estancias de la masía, por indicación de Nuria, la responsable de Cal Ruget junto a su pareja Alberto, fuimos a conocer el entorno más cercano y a degustar algo de su gastronomía. El local Cal Lluis, fundado en 1886 y situado en la vecina San Martí de Sarroca, con sus veladores de mármol originales, sillas de madera maciza de taberna clásica y techo artesonado con vigas de madera, ofrece en su cocina gran variedad de posibilidades, pero destacan sus “fondues” de quesos suizos con toque de gorgonçola. Todo ello regado con un vino negro del Penedés, “Les Forques”, de amable trago.  También hubo ocasión para completar el menú con una tabla de embutidos de la zona y el característico pan tumaca.

En Cal Lluis con vino del Penedés


El primer día de carrera nos desplazamos hasta Igualada, situada a unos 25 kms., donde se dio la salida con rigurosa puntualidad a las 10 horas a los casi 1.000 ciclistas o bikers participantes. La espectacularidad de la salida la marca el alto ritmo que imponen los primeros en salir y el pelotón que sube bordillos, ocupa aceras y resquicios por los que ganar posiciones de cualquier modo con el consiguiente peligro para los desprotegidos espectadores. La falta de conocimiento de la zona no nos permitió un seguimiento a lo largo del recorrido, que, por lo comentado por Héctor, ha sido espectacular en todas las etapas, con zonas muy escarpadas, llanos breves, pasadizos de tierra compactada y aguas embalsadas o de pequeños arroyos, que dificultaron la marcha y obligaron a los bikers a acumular el indeseado barro en sus máquinas y en su cuerpo y ropas.

Héctor con los restos de la batalla
Espectacular tramo de la carrera


Mientras se desarrollaba la etapa, nosotros fuimos a conocer algo de la localidad organizadora, Igualada, cuya principal industria en su momento fue el curtido de la piel. Ahora se conserva un museo sobre la misma que se encontraba cerrado y no pudimos visitar. También Igualada es productora de globos aerostáticos. La primera y única en territorio español. Su paisaje urbano es una mezcla de zonas industriales decadentes junto a avenidas o ramblas amplias, muy bien diseñadas y naves industriales de grandes dimensiones. También goza de buenas instalaciones deportivas y no hay que olvidar que su equipo de hockey patines fue varias veces campeón de Europa. Ahora sus jóvenes jugadores lo hacen sin cobrar, como meros aficionados.

Ayuntamiento de Igualada


La llegada de los corredores a meta fue escalonada y entre el primero y Héctor hubo casi tres cuartos de hora de diferencia, lo que da prueba del alto nivel de los mejores. El control se cerraba a las dos de la tarde y algunos rozaron esa situación. Para nosotros y tras el necesario lavado y puesta a punto de bici y ciclista, por recomendación de los anfitriones, nos trasladamos a otra localidad cercana, Guardiola de Font Rubí donde comimos en Can Pau Xich que nos ofreció una amplia carta de brasa, pan tomaca, postres caseros y dulces de temporada que regamos con un buen rosado del Penedés.

Otro de los parajes de la prueba

Superadas las horas vespertinas y después de un largo paseo por los viñedos de la zona en plena floración y con las primeras pámpanas dando el verdor característico, Nuria nos preparó una exquisita cena a base de tortilla de alcachofas de su huerto, ensalada de ahumados y una tabla de embutidos del Penedés junto a tres variedades de quesos. La bebida que acompañó al menú fue el cava, estrella en la región, con el privilegio de gozar de uno de elaboración para Cal Ruget, llamado Albert Perrin, amigo de los dueños, a los que concede la exclusividad de su degustación. Mereció la pena porque era un cava brut nature que rompía los malos hábitos acumulados a lo largo del tiempo sobre el modo adecuado para tomar esta bebida. Héctor la probó por cortesía pero siguió con el agua como corresponde a una dieta de buen deportista.

Cal Ruget rodeado de viñedos


La mañana del sábado comenzó pronto dado que la prueba salía a las 9 horas y aguardaban casi 80 kms., por lo que era difícil bajar de las cinco horas para Héctor, que, no obstante consiguió hacerlo en 4 h 37’ a 1 h 25’ del primer clasificado que fue Thiago Ferreira, a la postre ganador absoluto. Esta diferencia da idea de la desigualdad de niveles en ciclistas que le dedican bastante tiempo y preparación a este deporte. De eso se trataba, de ver como en todo hay diversidad y aprender a situarse en el rango correspondiente aún sabiendo que siempre se puede mejorar y superarse a sí mismo, que es el mayor aliciente de cualquier práctica deportiva.

Tras presenciar nuevamente la salida, fuimos en dirección a Capellades para visitar un museo del que nos había hablado un joven de los que cubren la seguridad del circuito que hizo las veces de guía turístico con bastante buen criterio y amabilidad. El museo es un antiguo molino papelero de los que existían numerosos en la zona y que aprovechaba con bastante acierto el agua de un estanque y acequias próximas para generar la energía sobre una sofisticada maquinaria de engranajes sincronizados para transformar las telas viejas en papel de distintas texturas. El museo explica con claridad y rigor todo el proceso, además de mostrar las distintas herramientas y máquinas que se conservan como originariamente desde entonces. Una joven empleada nos dio todo tipo de explicaciones y nos acompañó en la primera parte de la visita. Otra muestra más de la buena acogida y amabilidad de los habitantes de esta región.

Trapos convertidos en papel
Vista de la zona de secado del papel


Para terminar la mañana nos dirigimos hasta Vilafranca del Penedés, capital de la comarca de dicho nombre, para visitar su zona céntrica en la que se halla la espectacular basílica de Santa María y el Museo del Vino. Luego nos adentramos en la Rambla de Jaime I y alrededores en donde los sábados tienen lugar los mercadillos callejeros de todo tipo de productos comestibles y ropas fundamentalmente, agrupados por pequeñas zonas o plazas contiguas. Más adelante compramos vino y cavas en una vinatería, como no podría ser menos en el punto donde nos encontrábamos.

Ante el Museo del Vino en Vilafranca


La curiosidad nos llevó a contemplar una escena pintoresca. Una gitana rubia vendía puntillas y otras mercerías a un grupo de mujeres magrebíes ataviadas con sus pañuelos en la cabeza, al tiempo que una bandera estelada ondeaba en una de las ventanas del edificio que les daba sombra. Esta mezcla de la más pura diversidad contrasta con los deseos nacionalistas que se tratan de imponer desde ciertas clases dirigentes y que, en estampas como estas, ponen en evidencia lo anacrónico de ese discurso en un mundo cada vez más interconectado y donde el mestizaje inevitable es un signo de los tiempos, pese a quienes siguen mirándose el ombligo obsesivamente. Todo un contraste con la amabilidad y buen trato recibido de las personas con las que nos hemos encontrado a lo largo de nuestro breve pero satisfactorio periplo por tierras catalanas.

Gitanos e inmigrantes bajo la estelada


Regresamos a la hora previsible y nos equivocamos porque Héctor había finalizado antes su recorrido y aguardaba en la zona de meta nuestra llegada. No pareció muy cansado pese a los casi 80 kms. del recorrido. De nuevo había que lavar la bici a fondo  y regresar a Cal Ruget donde Nuria nos había preparado un menú aguardando el tiempo necesario después de la prueba. Boquerones en vinagre, calçots en tempura y piquillos rellenos de de espinacas y butifarra negra además de los segundos fue el contundente contenido de la degustación que nuevamente regamos con el cava Albert Perrin, que tanto nos gustó el día anterior.

Paseo por Sitges


Tras una siesta a lo grande, partimos en dirección a Sitges para completar el recorrido turístico paralelo al ciclista. Esta localidad nos sorprendió no solamente por la animación callejera, hasta límites impensables para esta época del año, sino también por la belleza de sus playas, paseo marítimo y los barrios y edificios próximos a la iglesia cuyas escalinatas descienden al mismo borde del mar. El Rincón de la Calma es un edificio singular que recuerda la arquitectura colonial y le da un encanto especial al entorno. La abundancia de comercios, el talante abierto y tolerante de sus habitantes unido a la fama del Festival Cinematográfico Internacional hacen de ella un destino recomendable, aunque no garantizamos conseguir plaza en épocas de saturación turística.
 
Rincón de la Calma en Sitges
Regresamos para dar cuenta de la última recomendación gastronómica de Nuria, la pizzería con horno de leña “La Vendetta” en San Martí Sarroca, en la que probamos varias pizzas también acompañadas por un cava, esta vez más industrial. Mereció la pena en honor de Héctor que es un amante de este manjar italiano y repone de hidratos sus necesidades energéticas. Al regresar a Cal Ruget lloviznaba ligeramente.

Por último,  el domingo 16 repetimos el madrugón para dar paso a la tercera y última etapa de la vuelta que era la más corta en kms. pero que resultó la más dura en su trazado. Partió a las 9 de la mañana y el líder Thiago Ferreira la culminó en 1 h 54’, mientras que Héctor llegó a 1 h 3’ del mismo, haciéndolo en 2 h 58’, lo que confirma la diferencia de nivel ya descrita. Los gritos de alivio según entraban corredores a la meta, saludos, caballitos y abrazos eran indicadores de que conseguir superarla es ya un reto y si lo haces dentro del tercio primero del total de participantes, como es el caso de Héctor, pues miel sobre hojuelas. Su único premio material ha sido la camiseta roja de finisher o finalizador que la organización entrega a quienes acaban la prueba. Al final lo que importa es la experiencia vivida y el espíritu de superación demostrado en una competición muy exigente y de una organización ejemplar en todos los aspectos. Tomamos notas para colaborar a que la Titán manchega alcance cotas similares con la colaboración de todos.

Llegada a la meta


Nuevamente hubo que lavar bici y ciclista, por lo que la hora de regreso se retrasó hasta las 13:30 en que emprendíamos la marcha hacia Valencia por la AP -7 para enlazar con la A -3 y desde allí hasta nuestras tierras manchegas por las autovías autonómicas, con fluidez de tráfico en todo el recorrido, pese a las alarmas de retenciones con motivo del retorno masivo de Semana Santa. La aventura había finalizado con éxito y con buenos sabores de boca.


Reponiendo fuerzas
En la carpa de la organización



lunes, 3 de abril de 2017

4ª JORNADA DEL OPEN BTT EN CIUDAD REAL

La edad no condiciona la ilusión
Desde arriba se mira mejor
El podio como compensación












Reponiendo fuerzas
Compartiendo retos
El reencuentro familiar
El final de los nuevos gladiadores
Sonrisas y lágrimas
Hoy resumo en imágenes lo que fue una jornada intensa en un circuito duro y técnico en un marco especial La Atalaya de Ciudad Real en pleno despertar primaveral.

Un marco verde con la ciudad al fondo

Concentración y esfuerzo
Héctor busca su recompensa
La meta como objetivo



miércoles, 29 de marzo de 2017

HÉCTOR, INESPERADO MAILLOT

Héctor antes de la salida en Granátula de Calatrava

Como muchas veces la historia se fragua mediante sucesos inesperados, que hay que dar a conocer para posteriormente formar el puzzle definitivo, traigo nuevamente a este blog a mi hijo Héctor que ayer conoció que recibirá el maillot de M-30 de la 3ª prueba Open BTT de Ciudad Real, que se le entregará antes de la siguiente prueba del próximo día 2 de abril en Ciudad Real. El motivo de esta situación es la descalificación de Marcos Antonio García Moreno de Bicicletas Ruta por incumplir el reglamento durante la última prueba en Granátula y que el 1º en M-30 también lo es de la clasificación absoluta, por lo que no puede lucir ambos maillots.


Héctor, no obstante, quedó 11º en la general y 2º de su categoría, por lo que en el cómputo global ocupaba una de las primeras posiciones. El dominio de los bikers alcazareños en las dos categorías de mayor exigencia está siendo notable. El podio lo acapararon en M-30, el líder Antonio Ximénez, que también lo es de la general, seguido de Héctor López, ambos del Pulsaciones Team y 3º Juan Adali Rodríguez del Team H. Sánchez, equipo alcazareño igualmente. En la categoría M-35 ocuparon los dos primeros puestos  Vicente Fernández y David Risueño ambos del Pulsaciones Team, como también de este equipo fueron los dos primeros de M-40, Gumersindo Pardo y Francisco José Lorente.


En el resto de categorías, teniendo en cuenta que en esta jornada la celebración conjunta del Open Provincial con el de Castilla La Mancha hizo que los participantes se dividieran en su compromiso y no estuvieran todos los que son, hicieron podio Sixto Medina, 2º en M-50, Daniel Timar también 2º en Sub-23 y Javier Bellón 1º en Junior nuevamente.

He de mencionar la lamentable caída de Rubén Pinar, a consecuencia de la cual sufre una fractura de hombro por la cabeza del húmero, por lo que será baja durante el resto de la competición casi con total seguridad y al que le deseo mucho ánimo y una pronta recuperación. 



El próximo domingo 2 de abril espera la 4ª prueba del Open Provincial esta vez en Ciudad Real, circuito XATALAYAC II calificado por la organización como de dificultad técnica y física alta. Intentaré estar al tanto para informar de lo que acontezca oportunamente.



lunes, 20 de marzo de 2017

2ª PRUEBA DEL OPEN PROVINCIAL BTT EN CRIPTANA

Luis El Cuco, primero de los alcazareños

En una mañana espléndida de sol y temperatura, con el marco mágico de la sierra de los molinos de Campo de Criptana como escenario y meta, tuvo lugar la 2ª prueba del Open Provincial de bicicleta de montaña o BTT sobre un total de 45 kms. en un circuito a doble vuelta que discurre por caminos y sendas cercanos al citado paraje.

Héctor en uno de los pasos


En total participaron 182 bikers entre todas las categorías y una vez más, los componentes del equipo alcazareño del Pulsaciones Team hicieron un notable papel acaparando varios primeros puestos en el podio. Así lo hizo su jefe de filas, Luis Monreal "El Cuco" que fue 1º en M-40 y 6º en la general, también Vicente Fernández ocupó el 1º lugar en M-35 y 8º en la general, Carlos Pérez-Bustos fue 1º en Sub-23 y 11º en la general y Rubén Pinar 1º en M-45 y 19º en la general, como lo fue también 1º en M-60 su hermano José Luis Pinar, que lleva una racha inmejorable.

Héctor llegando a meta


En un segundo plano destacaron también Roberto Vergara 3º en Sub-23 y 25º en la general, Javier Bellón, 3º Junior y 28º en la general y Héctor López 8º en M-30 y 32º en la general. La segunda en féminas fue Nuria Pinar para completar el particular podio familiar. En definitiva una buena y calurosa mañana ciclista con un grupo que va copando, una temporada más, los primeros lugares de la clasificación.

Héctor junto a David Vela
Héctor, finalizada la prueba

domingo, 19 de marzo de 2017

RUTA DEL CRIMEN DE CUENCA

Foto del esforzado grupo subiendo hacia Puebla de Almenara

Los ciclistas de nuestro entorno hemos observado durante años el corro que se formaba en torno al mecánico que reparaba o revisaba las bicicletas que le llevaban al "cuarto" los habituales clientes, que permanecían a su lado durante todo el proceso, dando conversación o simplemente observando y escuchando los chismes que se comentaban. 

Aparcamiento en Hostal Santa Marta 


Esta misma situación se reprodujo ayer al inicio de la Ruta que los Bikers Yayos organizaron a temprana hora, cuando Justo llegó con su coche para recoger a los dos compañeros que le aguardaban   y que, escoltados por los restantes, ayudaron a subir las bicis, apretar cierres, fijar gomas y bridas, asegurando el transporte de la principal herramienta del día, las bicicletas. Y todo ello en ese corro espontáneo, émulo del taller, en el que observadores, mecánicos, ingenieros y propietario formaron una sociedad espontánea en la que se distribuyeron los papeles sin necesidad de convenio colectivo.

El grupo antes de la salida


Pintaba bien la mañana, fresca pero soleada, para los seis ciclistas que emprendieron la aventura: Josemi, Antonio y Pedro en el vehículo de este último y Lorenzo, Berna y Justo en el otro. Viaje hasta Quintanar de la Orden para dejar el coche en el agradecido aparcamiento cubierto del vetusto Hostal Santa Marta, en la confluencia con la carretera hacia Los Hinojos. Sin embargo la ruta partiría de la zona opuesta, es decir, en dirección a Villanueva de Alcardete,  localidad vinatera y de cuevas espumosos a la que sigue Villamayor de Santiago ya en la provincia de Cuenca. Es lo que tiene estar en una esquina del mapa provincial, que puedes moverte en tres territorios administrativos en una misma etapa. 


Cerro Mojón y ruinas del Castillo de Almenara


Con una primera parada para satisfacer necesidades fisiológicas y el primer bocinazo de Josemi ante un inesperado frenazo que le obliga siempre a remover su compostura verbal, con toda razón, llegamos al primer desvío hacia la derecha en dirección a Puebla de Almenara y sus cercanas ruinas del castillo asentado sobre el cerro Mojón a 1054 m. de altitud. Antes de acometer la subida, el grupo es sorprendido en pleno esfuerzo en una foto colectiva que finalmente y dada la pose de sus componentes fue calificada más como propia  de la serie Verano Azul que como de cualquier otra gesta ciclista. 

Curiosa construcción rural


El remate a la subida viene dado por la aparición de una construcción rural, mitad bombo tomellosero, mitad cabaña de piedra, que se encuentra al borde de la carretera y finalmente por la Ermita de la Virgen de la Misericordia, curioso lugar de peregrinación religiosa y celebraciones laicas donde seguro que corren paralelamente las oraciones y bienaventuranzas  junto a la tortilla con chorizos y el vino tinto manchego.

Una vez superada la zona anterior y en plena bajada de la sierra de Almenara hacia el pueblo, se abre una inmensidad de paisaje dominado por un altiplano y toda la frondosidad de los encinares en pleno auge primaveral. Tras ese paso llegamos a los dos pueblos protagonistas del llamado Crimen de Cuenca,  Tresjuncos y Osa de la Vega, que junto a los de Puerto Urraco en Extremadura son una muestra de la España profunda y siniestra que aún perdura en algunos ámbitos rurales con difíciles códigos para interpretarse. Esta historia fue llevada al cine por Pilar Miró en 1979 contando la historia del pasto conocido como el Cepa, que desapareció del pueblo dándosele por muerto y provocó la acusación de dos inocentes que fueron torturados por la Guardia Civil y finalmente condenados a 18 años de prisión  antes de que el referido pastor diera señales de vida  en otro  pueblo a 200 kms. de los referidos al pedir una partida de bautismo para contraer matrimonio.

Ermita de la Virgen de la Misericordia


Hay quien vio restos de sangre de las torturas en nuestro paso por  Osa de la Vega, aunque creo que exagera. En todo caso serían de pintura roja de la utilizada en el rodaje, pues los hechos reales datan de 1910 y ya ha dado tiempo para que se sequen. La salida de este pequeño pueblo hacia Los Hinojosos es un recorrido empinado y serpenteante, muy ciclista que además permite lucirse a los más en forma, por lo que hubo que hacer un reagrupamiento en el último núcleo y acometer las conocidas subidas a las antenas y la finca de Los Trenzones donde se elabora el vino Condesa de Leganza antes de bajar como balas hacia la meta de Quintanar, no sin antes pasar por el polideportivo dedicado al exboxeador local conocido como Fred Galiana, pregunta que Justo siempre formula antes de llegar para ver si se mantiene en la memoria con resultados generalmente negativos. Esperemos que cuando vuelva a ella, Exuperancio "Fred" Galiana  esté en el repertorio de figuras deportivas de nuestro entorno como campeón de España de los pesos pluma y de Europa de los ligeros allá por los años 50 del pasado siglo.

El grupo ante la subida a la Ermita
Zona de recreo delante de la Ermita
Y llegados felizmente a Quintanar de la Orden, la expedición retornó rápidamente hasta Alcázar y procedió a la celebración ritual que estas ocasiones merecen, pero que se perdieron los conductores, Pedro y Justo, al tener compromisos familiares y no dar pie de ese modo a que se les niegue el visado para próximas salidas, que esperemos sean igual de satisfactorias.


DATOS TÉCNICOS:

ITINERARIO: Quintanar de la Orden - Villanueva del Alcahuete - Villamayor de Santiago - Puebla de Almenara - Tresjuncos - Osa de la Vega - Los Hinojosos - Quintanar de la Orden.

DISTANCIA: 84,6 KMS.

TIEMPO DE PEDALEO: 3 h 22' 23''

VELOCIDAD MEDIA: 25,1 KM/H.

VELOCIDAD MÁXIMA: 69,5 KM/H.

CALORÍAS: 1.792

AUMENTO DE ALTITUD: 573 M.